Marco normativo básico

NORMATIVAS EUROPEAS:

Decisión 88/306/CEE del Consejo, de 16 de mayo de 1988, relativa a la aprobación del Convenio europeo sobre la protección de los animales de sacrificio;

Directiva 93/119/CE del Consejo, de 22 de diciembre de 1993, relativa a la protección de los animales en el momento de su sacrificio o matanza;

Reglamento (CE) nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero, por el que se establecen los principios y requisitos generales de la legislación alimentaria.

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA (1978):

En el Art. 14 . Se declara que todas las personas son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Más adelante, en el Art. 16.1 se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

Ley Organica 7/1980 de 5 de julio, de Libertad Religiosa

En su Art. 1., declara que el Estado tiene que garantizar el derecho fundamental a la libertad religiosa y de culto, reconocida en la Constitución, de acuerdo con lo prevenido en la presente Ley Orgánica. Y en el Art. 2.1.b. declara el derecho de toda persona a practicar los actos de culto y recibir asistencia religiosa de su propia confesión; conmemorar sus festividades, celebrar sus ritos matrimoniales; recibir sepultura digna, sin discriminación por motivos religiosos, y no ser obligado a practicar actos de culto o recibir asistencia religiosa contraria a sus convicciones personales.

Ley 26/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el “Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España”

Art. 14

1. De acuerdo con la dimensión espiritual y las particularidades específicas de la Ley Islámica, la denominación “HALAL” sirve para distinguir los productos alimentarios elaborados de acuerdo con la misma.

2. Para la protección del uso correcto de estas denominaciones, la “Comisión Islámica de España”, deberá solicitar y obtener del Registro de Propiedad Industrial los registros de marcas correspondientes, de acuerdo con la normativa legal vigente.

Cumplidos los requisitos anteriores, estos productos, a efectos de comercialización, importación y exportación tendrán la garantía de haber sido elaborados con arreglo a la Ley Islámica, cuando lleven en sus envases el correspondiente distintivo de la C.I.E.

3. El sacrificio de animales que se realice de acuerdo con las Leyes Islámicas, deberá respetar la normativa sanitaria vigente.

4. La alimentación de los internados en centros o establecimientos públicos y dependencias militares, y la de los alumnos musulmanes de los centros docentes públicos y privados concertados que lo soliciten, se procurará adecuar a los preceptos religiosos islámicos, así como el horario de las comidas durante el mes de ayuno (Ramadán).

Real Decreto 1047/1994, de 20 de mayo, relativo a las normas mínimas de protección de terneras.

Real Decreto 348/2000, de 10 de marzo, por el que se incorpora al ordenamiento jurídico la Directiva 98/58/CE, relativa a la protección de los animales en las explotaciones ganaderas.

Real Decreto 3/2002, del 11 de enero, por el que se establecen las normas mínimas de protección de las gallinas ponedoras.

Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal.

Ley 7/2003, de 25 de abril, de protección de la salud.

Real Decreto 640/2006, de 26 de mayo, por el cual se regulan determinadas condiciones de aplicación de las disposiciones comunitarias en materia de higiene, de la producción y la comercialización de los productos alimentarios.

Real Decreto 363/2009, de 20 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 1559/2005, de 23 de diciembre, sobre condiciones básicas que deben cumplir los centros de limpieza y desinfección de los vehículos dedicados al transporte por carretera en el sector ganadero y el Real Decreto 751/2006 , de 16 de junio, sobre autorización y registro de transportistas y medios de transporte de animales y por el que se crea el Comité español de bienestar y protección de los animales de producción.

Real Decreto 361/2009, de 20 de marzo, por el que se regula la información sobre la cadena alimentaria que debe acompañar a los animales destinados al sacrificio (en proceso de modificación).

En la legislación española, sin embargo, sí existen normas que regulan la excepcionalidad religiosa:

Las entidades religiosas reconocidas por el Estado “la Comisión Islámica de España” tienen competencia para aplicar y comprobar las condiciones de sacrificio y la capacidad de los matarifes para realizar el mismo de acuerdo a las leyes islámica (Ley 26/1992 ,, de 10 de noviembre).

Los responsables de los mataderos deben comunicar a las autoridades competentes (Gobierno Autonómicos) que en sus instalaciones se realizan sacrificios rituales – Ley 32/2007 , de 7 de noviembre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio:

Art. 6.3. “…El matadero deberá comunicar a la autoridad competente que se va a realizar este tipo de sacrificios para ser registrado al efecto, sin perjuicio de la autorización prevista en la normativa comunitaria.”

El espacio de los mataderos es el único permitido para la realización de sacrificios por motivos religiosos (Directiva Europea 93/119/CE , parcialmente modificada por el Reglamento (CE) nº 1/2005 del Consejo, de 22 de diciembre de 2004), lo que significa que no es posible la utilización de estructuras temporales habilitadas para el efecto en épocas específicas del año.

El sacrificio ritual debe realizarse siempre bajo la supervisión del veterinario oficial Ley 32/2007 , de 7 de noviembre:

Art. 6.3: “[…] En todo caso, el sacrificio conforme al rito religioso de que se trate se realizará bajo la supervisión y de acuerdo con las instrucciones del veterinario oficial […].”

En todos los casos de sacrificio ritual, a los animales se les evitará todo el sufrimiento, excitación y dolor, no solamente durante el propio sacrifico sino durante el transporte y sujeción, para lo cual será obligatoria la sujeción de los animales (para el caso de los animales de la especie vacuna será obligatoria la sujeción mediante un procedimiento mecánico).

Real Decreto 54/1995 de 20 de enero, sobre protección de los animales en el momento de su sacrificio o matanza (por el que se efectúa la transposición de la Directiva 93/119/CE ):

Anexo B: “1. Los animales se sujetarán de forma adecuada para evitarles, en la medida de lo posible, todo dolor, sufrimiento, agitación, herida o contusión evitables.

No obstante, en el caso del sacrificio ritual será obligatoria la sujeción de los animales de la especie vacuna antes del sacrificio mediante un procedimiento mecánico, con el fin de evitar a dichos animales dolores, sufrimientos y excitaciones, así como heridas o contusiones”.

Se permitirá que los animales sacrificados según las normas religiosas estén exentos de la obligación legal de aturdimiento previo a la muerte.

Real Decreto 147/1993, de 29 de enero, por el que se establece las condiciones sanitarias de producción y comercialización de carne frescas, modificado parcialmente por el Real Decreto 315/1996, de 23 de febrero:

Art. 6.3: “Cuando el sacrificio de los animales se realice según los ritos propios de Iglesias, Confesiones o Comunidades religiosas inscritas en el Registro de Entidades Religiosas, y las obligaciones en materia de aturdimiento sean incompatibles con las prescripciones del respectivo rito religioso, las autoridades competentes no exigirán el cumplimiento de dichas obligaciones siempre que las prácticas no sobrepasen los límites a los que se refiere el Art. 3 de la Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa13”.

Real Decreto 54/1995 de 20 de enero:

Art. 5: “1. A los solípedos, rumiantes, cerdos, conejos y aves de corral introducidos en los mataderos para el sacrificio se les deberá: c) Aturdir antes de su sacrificio, o dar muerte de forma instantánea, de conformidad con las disposiciones del anexo D […]. 2. En el caso de animales que sean objeto de métodos particulares de sacrificio, requeridos por determinados ritos religiosos, no serán de aplicación los requisitos establecidos en el párrafo c) del apartado 1”.

Se permitirá que los animales sacrificados según las normas religiosas estén exentos de la prohibición de insuflado de un órgano.

Real Decreto 147/1993, de 29 de enero, modificado parcialmente por el Real Decreto 315/1996, de 23 de febrero: Anexo I. Cap. VII. “33. Estará prohibido clavar cuchillos en las carnes, limpiar dichas carnes con un paño u otro material e insuflarlas. No obstante, podrá autorizarse el insuflado de un órgano cuando lo disponga un rito religioso, en tal caso el órgano insuflado deberá prohibirse para el consumo humano.

Las autoridades competentes podrán aprobar el insuflado mecánico para el desollado de corderos y cabritos, respetando las normas de higiene.”

Art. 3. Ley 7/1980, de 5 de julio: “El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto tiene como único límite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la ley en el ámbito de una sociedad democrática”

Finalmente habrá que tener en cuenta el Proyecto de Real Decreto por el que se regula las condiciones sanitarias del sacrificio de animales por ritos religiosos con destino al consumo humano. Este Real Decreto procura regular las condiciones en las que se hace uso de la excepción que permite que en la práctica de determinados ritos religiosos se pueda prescindir del aturdimiento previo en el sacrificio de animales con destino al consumo humano y resume toda aquella normativa que acabamos de referir.

El Proyecto de Real Decreto define como sacrificio ritual o sacrificio según rito religioso aquella “serie de actos relacionados con la matanza de animales para consumo humano prescritos por determinadas Iglesias, Confesiones o Comunidades Religiosas inscritas en el Registro de Entidades Religiosas” (Art. 3.1).

En ese sentido, determina que la autoridad religiosa encargada de velar por los requerimientos confesionales específicos en relación al sacrificio según rito religioso de animales destinados al consumo humano será la autoridad reconocida por una comunidad o entidad religiosa inscrita en el Registro de Entidades Religiosas (Art. 3.3), que podrá delegar en una persona física o en organizadores con capacidad para certificar (Art. 5.1.). Además, clarifica que este tipo de sacrificios únicamente se podrá llevar a cabo en mataderos (Art. 4.1.), después de comunicación a la autoridad sanitaria competente (Art. 4.2), y bajo la supervisión y de acuerdo con las instrucciones del veterinario oficial (Art. 5.3.). Las carnes obtenidas por estas prácticas deberán disponer de una etiqueta que permita su identificación y que facilite su trazabilidad (Art. 5.2.), y en la que se deberá incluir la leyenda “acogido a la excepción de aturdimiento” (Art. 6.1.)